...

El orgasmo de clítoris es como el McDonalds del placer. Lo tienes rápido, se consume en pocos segundos y está al alcance de la mayoría.
Es tan fácil que, incluso, puedes tenerlo estando triste o enfadada. Y, ahora, con el Satisfyer, dos minutos y objetivo logrado.

¿Realmente es este el placer que quieres? Yo creo que no…
Si no, estás limitando mucho tu sexualidad. Y el placer femenino tiene mucho más.

Si hasta hoy no te has planteado que hay mucho más placer más allá del clítoris y que está disponible también para ti, quiero compartirte mi experiencia personal.
Desde el inicio, me costaba mucho alcanzar el orgasmo. No conseguía relajarme, mi mente iba a mil y me disociaba del cuerpo. Dejaba de sentir.

 

Aunque, esto solo me pasaba acompañada. A solas… Era otra historia.

 

Siempre sentí en mi interior que la sexualidad era mucho más que una breve descarga de pocos segundos. Empecé a explorar mi respiración y mi cuerpo. Usaba movimientos internos, me daba mucho tiempo y me olvidaba de llegar al clímax. Conseguía relajarme mucho en la excitación.
El reto venía siempre cuando estaba en pareja, ya fuese estable o casual. Ahí, me ponía en alerta. Sí que aprendí a tener orgasmos de clítoris con otra persona. Pero no me llenaban, estaban bien, pero los estados de placer que alcanzaba a solas era muuuucho mejores.

Quise profundizar y explorar para entender en mi propia piel. Me di cuenta que era capaz de elevar mi energía sexual desde mi sacro (mi zona genital) hasta mi coronilla. Esto era clave para expandir mis orgasmos. Tomé consciencia de que había una respiración muy concreta que me ayudaba a entrar en un estado muy profundo de relajación y también de excitación.


Me di cuenta que, si enfocaba mi atención en el interior de mi vagina, ese placer que se desataba con la estimulación externa del clítoris podía llevarlo a mi interior, logrando que el orgasmo penetrara dentro de mí, por toda la zona del vientre.

 

Soy de las que piensa que hay que conocer todas las opciones, explorar, abrir la mente y las posibilidades. Crear un gran abanico de opciones de placer. Y, soltar por completo el control, rendirte a la experiencia y dejar que la energía sexual se exprese a través de ti como quiera. Todo un reto.

No vamos a decir qué orgasmo es mejor que otro, aunque me parece importante decirte que hay mucho más placer que un orgasmo tipo descarga eléctrica que dura pocos segundos. ¿Por qué conformarte con eso cuando puedes estar horas orgasmando en un placer tan mágico que, incluso, impacta en tu estilo de vida?

Necesitas aprender a sublimar tu energía sexual, que no se quede únicamente en tu zona genital y dure pocos segundos. Aprende a hacer que te recorra todo el cuerpo, sin bloqueos ni limitaciones. Aprende a elevarla hasta tu corazón y hasta tu chakra corona. Abre la puerta a otra dimensión y accede a la magia.


Si yo he podido, tú también puedes. Todas tenemos súper poderes.

Mira este vídeo y descubre la técnica que me fue muy bien para empezar a dominar mi energía sexual y que estoy segura de que te permitirá alcanzar estados mucho más elevados de placer:

Me encanta poder anunciarte que acabo de abrir inscripciones para esta nueva edición de mi programa grupal Welcome Cervix. Estoy muy emocionada porque esta vez incluye 3 masterclass con expertas muy reconocidas y sé que te van a encantar.

Si te gustaría conocer más información, puedes reservar una reunión conmigo en el siguiente enlace:


Escríbeme en comentarios, me encantará saber tu opinión y si te sirvió. Juntas compartimos sabiduría.

Un abrazo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando, entendemos que autoriza el uso de estas cookies. Para mayor información, pinche en el enlace política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies
Seraphinite AcceleratorOptimized by Seraphinite Accelerator
Turns on site high speed to be attractive for people and search engines.